El regreso de San Martín a su suelo natal

0
101

José de San Martín, partió desde Europa en enero de 1812 y llegó a estas tierras en marzo de ese año. Aquí era un perfecto desconocido. Nadie lo conocía, ni tampoco había familia suya en esta tierra. Fueron sus amigos, los que lo presentaron a la sociedad porteña.

San Martín era un andaluz, en su acento, en sus costumbres. De esta tierra solo tenía su origen y un poco tiempo de vida en Buenos Aires. No tenía familia ni nada que lo identificara con la ciudad, pero si venía con amigos que estaban muy vinculados a los altos círculos de la elite social. Carlos María de Alvear, era integrante de una de las familias reconocidas. La llegada de la fragata era esperada con ansiedad. Llegaron a Buenos Aires en Marzo de 1812 y Monteagudo, redactor de La Gazeta de Buenos Aires, escribió un artículo para informar el acontecimiento.

Sin embargo, de los integrantes del 1° Triunvirato, quien lo recibió bien fue Juan Martín de Puerreydón, pero Manuel de Sarratea y Bernardino Rivadavia todo lo contrario, es más, en una discusión por la forma de gobierno apenas llegado San Martín, tuvo un incidente, en el cual Rivadavia le arrojó una botella en la cara, según cuenta Alberdi.

San Martín en Buenos Aires entendió rápidamente de cuál de los sectores políticos en pugna quería participar. Así formaron la Logia Lautaro, en la que participaron algunos miembros de la llamada Sociedad Patriótica, encabezada por el tucumano Bernardo de Monteagudo. Ellos se reunían en distintos domicilios privados para no ser descubiertos y tenían como finalidad la liberación de los españoles.

A pesar que desde el Triunvirato, no estaban muy complacidos con los militares llegados de Europa, no podían desaprovecharlos, así que le encargaron la creación de un cuerpo de granaderos a caballos, hecho que se formalizó hacia Junio de 1812.

Las familias adineradas de la sociedad porteña, solían por las noches, realizar reuniones en sus casas a las que llamaban tertulias. La familia de don Antonio de Escalada, habitualmente abría las puertas para estas reuniones y fue allí donde San Martin, se encandiló con la hija del dueño de casa. Remedios de Escala era una joven de solo 14 años que se separó de su prometido, Gervasio Dormaz, para casarse al poco tiempo con José de San Martín, el 12 de setiembre de 1812. Este matrimonio, que duró 11 años, no sería el ideal ni mucho menos, ya que por las acciones que llevó adelante San Martín, solo compartieron 3 años de convivencia y por interregnos.

En el mes de octubre de 1812, mientras el triunvirato se debatía en desaciertos e impopularidad, San Martín y sus amigos, prepararían el primer golpe de estado, al reemplazar a sus integrantes en octubre de ese año por una nueva composición, llamada segundo triunvirato. Así terminaban por esos años con el poder de Rivadavia mientras que los nuevos triunviros eran Juan José Paso, Nicolás Rodríguez Peña y Antonio Álvarez Jonte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here