Argentina y su neutralidad en la II° Guerra Mundial

0
232

El 4 de setiembre de 1939, cuatro días después del comienzo del conflicto en Europa, bajo el gobierno de Marcelino Ortiz, el país se declaró neutral. Años después, antes de finalizada la guerra, recién se declaró contraria al Eje.

El 4 de septiembre de 1939, tres días después del comienzo de la Guerra, un Acuerdo de Ministros estableció la neutralidad de la Argentina frente a la Segunda Guerra Mundial, posición que se mantuvo hasta cinco meses antes de la firma de paz.

La Argentina fue el anteúltimo país en aliarse (el último fue Chile), mientras que otros gobiernos de América latina (México, Haití, Costa Rica, Guatemala, Cuba, Panamá, Brasil y Bolivia) habían declarado la guerra al Eje mucho antes, entre 1941 y 1943.

Pasaron años y varias gestiones de gobierno: primero, Roberto Marcelino Ortiz (1938-1940) y Ramón Castillo y, desde el Golpe de Estado de 1943 (hasta 1946), los militares Pedro Pablo Ramírez y Edelmiro Farrel, ambos presidentes de facto.

La preocupación por remarcar y ser consecuente con la posición de neutralidad es notoria en los documentos del archivo de Cancillería. Y se dio, además, en todos los ámbitos de la vida de los argentinos.

Pero la postura “polite” -a veces condescendiente-, la decisión de mostrar la mayor corrección posible en los modos es un rasgo clave de la tarea diplomática. De hecho, un año antes de la Guerra, unos documentos incluidos en este archivo reflejaban, quizás como un antecedente de la “buena relación” con Alemania, la preocupación de la embajada de ese país por la proyección de una película que, según expresan en el comunicado, “hiere el sentimiento alemán”.

En el análisis sobre el rol de la Argentina en el marco internacional de la Guerra suele enfrentar dos posiciones. De un lado, quienes ven una inclinación pro-Eje; del otro, quienes subrayan la irreductible y compleja red de intereses políticos, económicos e ideológicos que dominó esos días.

El historiador Horacio Tarcus explicó: “La cuestión de la neutralidad argentina no sólo estuvo determinada por la confrontación entre aliadófilos, partidarios del Eje y neutralistas, sino sobredeterminada por la oposición entre los adeptos a continuar con el comercio bilateral con Inglaterra y los partidarios de aprovechar las circunstancias para promover un acercamiento económico y político con los Estados Unidos, es decir, el triángulo Estados Unidos-Gran Bretaña-Argentina, clave en esa coyuntura”.

De todos modos se sabe (y este archivo lo muestra) que, tras el atentado japonés a la base naval estadounidense de Pearl Harbor (1941), la presión de Estados Unidos a los países neutrales se hizo notar. El Gobierno local, sin embargo, reafirmó su neutralidad, aunque subrayó que consideraría a su par americano “país no beligerante”.

Por fin, otro gran segmento de documentos archivados muestra el desconcierto y la ansiedad que se vivían, en relación al norte que se adoptaría el devenir de la Guerra. Es el caso de una serie larga de papeles que testimonian la inquietud de la embajada de Japón y las especulaciones que llegaban desde Chile, en busca de organizar, como vecinos en sintonía, “medidas defensivas conjuntas” ante un eventual ataque japonés.

Fuente: https://www.clarin.com/suplementos/zona/neutralidad-argentina-segunda-guerra-mundial_0_BkplC4iOZ.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here