Argentina recupera la Isla del Cerrito

    0
    71

    Esta ubicada en un extremo del Paraná y es de mucha importancia territorial. Esta recuperación fue parte de un convenio que se firmó con el Paraguay en 1876.

    La Isla del Cerrito es la más importante y más extensa del litoral chaqueño. Esta ubicada en la desembocadura del Río Paraguay sobre el Río Paraná, y separada de la costa chaqueña por el Río Ancho o Atajo que se desprende del Río Paraguay y desemboca en el Paraná, después de un recorrido irregular que otorga a la isla su particular conformación. Su nombre deriva de una elevación de unos 18 a 20 metros sobre el nivel del río, producida por una afloración de roca arenisca ubicada en la parte Norte de la isla, perteneciente al Terciario Superior. Actualmente es una Reserva Provincial y asiento de un municipio que integra el Departamento Bermejo. Constituye un importante centro turístico donde se lleva a cabo anualmente en el mes de Septiembre el certamen de la Pesca del Dorado.

    Posición estratégica de la Isla.

    Durante la Guerra de la Triple Alianza que enfrentó entre los años 1865 a 1870 a Argentina, Brasil y Uruguay coaligadas contra el Paraguay, la Isla del Cerrito representó un enclave estratégico antes, durante y después de ese sangriento conflicto. Su posición en la desembocadura del Río Paraguay permitió a los aliados controlar la navegación de ese río por la escuadra paraguaya. El Imperio del Brasil que poseía la escuadra más poderosa de la época la ocupó en el segundo año del conflicto e instaló allí un hospital y un arsenal de guerra.
    Al iniciarse el avance de las tropas aliadas sobre territorio paraguayo, en abril de 1866, una parte de las tropas brasileñas y uruguayas se instalaron en El Cerrito. Por su parte el Presidente paraguayo, Mariscal Francisco Solano López, mandó instalar un campamento militar en Itapirú, situado frente a El Cerrito. Desde allí ordenó un cañoneo sobre la isla ocasionando varias bajas en las filas aliadas.
    El avance del grueso del Ejército Aliado al mando del General Bartolomé Mitre obligó al Mariscal López a abandonar Itapirú con sus fuerzas y retirarse hacia el Norte a través del Chaco. Las fuerzas aliadas destacadas en El Cerrito fueron embarcadas y remontaron el Río Paraguay para participar en la sangrienta batalla de Curuzú el 6 de Septiembre de 1866 que fue favorable a los aliados.

    Permanencia de la ocupación brasileña en El Cerrito.
    Concluida la guerra en 1870 el Imperio del Brasil se mantuvo en posesión de la Isla del Cerrito, pese a las reiteradas protestas del Gobierno Argentino que reclamó enérgicamente su devolución. El argumento esgrimido por la Cancillería Brasileña era que aún no estaba resuelta la cuestión de límites con el Paraguay y por lo tanto no estaba definida su situación jurisdiccional. El verdadero motivo era de orden estratégico-militar, pues en caso de un conflicto armado entre Argentina y Paraguay por la posesión del Chaco, las fuerzas imperiales estaban en situación de entorpecer cualquier avance de naves de guerra argentinas por el Río Paraguay.
    Finalmente el tratado de límites firmado entre Argentina y Paraguay el 3 de Febrero de 1876, estableció en el Río Pilcomayo la frontera entre ambas naciones, sometió al arbitraje del Presidente de los Estados Unidos la posesión de Villa Occidental y el territorio adyacente en el Chaco Boreal, y resolvió que la Isla del Atajo o Cerrito pertenecía al dominio de la República Argentina. Frente a una nueva reclamación del Gobierno Argentino, el Brasil procedió a desalojar la guarnición y desmantelar todas las fortificaciones que mantenía en el Cerrito, en el mes de Junio de 1876.

    El Cerrito tierra arrasada.
    En cumplimiento de instrucciones del Gobierno Nacional, el Gobernador del Chaco Napoleón Uriburu, ordenó al Jefe Político del Chaco con asiento en la Colonia Resistencia Aurelio Díaz que se trasladase a la Isla del Cerrito a fin de coordinar la desocupación y entrega de la Isla por parte de las fuerzas brasileñas acantonadas allí. El jefe de la guarnición brasileña desconoció la representación que investía el Jefe Político del Chaco y lo obligó a reembarcarse rumbo a Corrientes. En su corta permanencia en la isla Díaz fue testigo de las agresiones y abusos que las fuerzas de ocupación cometían contra la población civil y así lo comunicó al Gobernador del Chaco y éste al Ministerio del Interior.
    Ante nuevas reclamaciones del Gobierno Argentino, el Gobierno Imperial debió considerar que al aceptar Paraguay la jurisdicción argentina sobre El Cerrito mediante el Tratado de Límites, ya no tenía sentido ni servía a sus intereses la permanencia de sus tropas en la Isla. Así es como en Julio de 1876 el Comandante de la Escuadra Imperial brasileña comunicó al Capitán del Puerto de Corrientes que ya no ejercía jurisdicción alguna sobre ese punto.
    Cuando el Jefe Político del Chaco Aurelio Díaz al mando de un piquete de soldados argentinos volvió a la isla el 5 de Agosto para ocuparla efectivamente, se encontró ante un panorama desolador. La guarnición brasileña en su retirada no se había limitado a desmantelar las instalaciones militares sino que numerosas viviendas de la población civil habían sido destruidas, y el asta-bandera cortada para evitar que fuera enarbolada la bandera argentina. Esta actitud revela el disgusto con que las autoridades brasileñas tuvieron que asumir la obligación de restituir la Isla del Cerrito al dominio argentino, que por derechos históricos y geográficos le correspondía.

    Acto oficial de toma de posesión.
    El Gobierno Argentino resolvió dar al acto de toma de posesión de la Isla del Cerrito toda la solemnidad e importancia que el hecho requería. El Comandante Luis Jorge Fontana Secretario de la Gobernación del Chaco, solicitó al gobierno el envío de una bandera argentina para ser enarbolada en El Cerrito. De este modo Fontana, cuya vinculación con El Cerrito sería muy estrecha en el campo de la ciencia, trajo la primera enseña nacional que se enarboló en la Isla del Cerrito.
    En cumplimiento de un decreto del Presidente Avellaneda el Gobernador Napoleón Uriburu convocó para el acto de toma de posesión oficial de la isla al Ministro Plenipotenciario en el Paraguay Dr. Manuel Derqui, al Gobernador de Corrientes José Luis Madariaga y a sus ministros, a funcionarios de la Gobernación del Chaco, a numerosas personalidades políticas de la vecina provincia, a empresarios radicados en el paraje San Fernando donde ya se había trazado la Colonia “Resistencia”, y a los pobladores de la isla que habían sufrido los atropellos de las fuerzas ocupantes.
    El 8 de Septiembre de 1876 se cumplió este acto trascendental en el marco de una numerosa concurrencia que había cruzado el Río Paraná desde Paso de la Patria en varias embarcaciones. En tal ocasión se labró un Acta que en su parte principal expresa:
    “A los ocho días del mes de septiembre de mil ochocientos setenta y seis, S.S. el Señor Gobernador de los Territorios del Chaco, Teniente Coronel Napoleón Uriburu, en cumplimiento del Decreto del ocho de Agosto ppdo., y acompañado por S.E. el Señor Ministro Argentino en la República del Paraguay, Dr. Manuel Derqui, S. E. el Señor Gobernador de la Pvcia. De Corrientes D. José Luis Madariaga, sus ministros y demás personas invitadas a este acto y que al final suscriben este acto, tomo posesión formal de la Isla del Cerrito.”
    Este documento fue rubricado por ciento once personalidades presentes en la ceremonia, entre los que figuran varios obrajeros del paraje San Fernando.

    Isla del Cerrito capital del Chaco.
    Después de este acto el Gobernador Uriburu viajó a Buenos Aires con la finalidad de renunciar a su cargo. Previamente dejó expresas instrucciones a su Secretario Luis Jorge Fontana, quien quedó a cargo de la Gobernación, de trasladar la sede de la misma a la Isla del Cerrito. Los motivos y ventajas de esta medida los expresó el propio Fontana en un informe al Ministerio del Interior: facilitar una rápida comunicación con el Gobierno Nacional, otorgar importancia a un lugar de valor estratégico y centralizar la atención y vigilancia de las poblaciones situadas en la costa chaqueña entre San Fernando y Villa Occidental, en el Chaco Paraguayo.
    Fontana pudo cumplir ese cometido recién el 1ro. de Noviembre, fecha en que trasladó el personal y el mobiliario de la Gobernación, desde Villa Occidental a la Isla del Cerrito, a bordo de los vapores “El Resguardo” e “Inca”. También transportó los elementos del Hospital Militar y un conjunto de muebles y útiles para la fundación de una escuela y los ornamentos para una capilla que pensaba erigir en el sitio. Estos últimos proyectos no los pudo realizar enteramente por el corto tiempo que permaneció la sede gubernativa en el lugar.
    Fue muy breve la permanencia de la Isla del Cerrito como capital de la Gobernación del Chaco, pues el nuevo Gobernador Coronel Pantaleón Gómez, designado en reemplazo de Uriburu, ordenó a Fontana que trasladase nuevamente la sede del gobierno territorial a Villa Occidental en Febrero de 1877.

    No obstante esto, en la isla permaneció por varios años una guarnición militar con una batería a cargo de una Comandancia y una pequeña capilla, además de una reducida población que se albergaba en unos sesenta ranchos, según el testimonio del propio Luis Jorge Fontana en su obra “El Gran Chaco” publicada en 1881. Cuando el Gobernador Pantaleón Gómez creó la Primera Compañía de Gendarmes del Chaco en 1877, un destacamento de esa fuerza tuvo su cuartel en El Cerrito, demostrando con ello que la isla seguía siendo considerada un punto estratégico para la defensa de nuestra frontera.
    De este modo la Isla del Cerrito cumplió un papel importante durante el conflicto con el Paraguay, fue una pieza clave de negociación en los tratados de límites internacionales de nuestro país, y es el único territorio argentino que volvió a nuestra soberanía después de soportar una prolongada ocupación por una potencia extranjera.

    Fuente: http://marcos-altamirano.blogspot.com/2017/12/recuperacion-de-la-isla-del-cerrito.html

    (Artículo publicado en la Antología de la Sociedad Argentina de Escritores – Filial Chaco, Año 2017)

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here