Día internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres, niñas y niños

    0
    367
    CAGAYAN DE ORO, MINDANAO, PHILIPPINES - 2010/02/26: On the 8th of July 2009, Pilar Badiray, who once worked in a cybersex studio gave her version of the story in court. With only a secondary degree, she found it difficult to find work and picked up on the offer to work in cybersex, something that she bitterly regrets today. Two Swedes, a small time hustler in the porn business and a former dancer of the Malmo Opera House had an offer they could not resist. To work with IT-technology in the Philippine's cybersex industry. The Philippines is one of the only countries in Southeast Asia where cybersex is not illegal. They allegedly operated an internet pay-per-view scheme, in which clients from around the world would use credit cards to view women perform sexual acts in small bedrooms in their cybersex “den”. Two years later, following a police investigation, they were arrested and found themselves locked up in one of the Philippines’s roughest prisons. Bail has been refused and if convicted for trafficking, they could face a 30 year life term. For the Philippine judiciary, the trial is seen as a chance to counter the country’s reputation as a safe heaven for foreign sex-criminals. But the tough part for the prosecutors is to prove that they were actually trafficking girls and were not just selling cybersex. The prosecutors have also yet to find, let alone arrest the Philippine organizers.. (Photo by Jonas Gratzer/LightRocket via Getty Images)

    En el mes de enero del año 1999, en Dhaka, capital de Bangladesh, se llevó a cabo la Conferencia Mundial de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres. Allí se eligió el 23 de septiembre como el “Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres, niñas y niños”, en conmemoración de la Ley 9143 promulgada en Argentina el 23 de septiembre de 1913.

    La norma dictada en nuestro país, conocida como Ley Palacios, fue la primera herramienta legal en el mundo destinada a combatir la explotación sexual y fue el resultado de una de las luchas más resonantes de la historia contra el ejercicio forzado de la prostitución de mujeres, niños y niñas.

    La elección de un día como el de hoy, recordando aquel trascendente instrumento legal proyectado por el legislador socialista Alfredo Palacios, sirve para concientizar a todos los países del mundo acerca de este crimen y sus consecuencias, buscando con ello adoptar acciones para su eliminación.

    En Argentina, la Ley 26.364 (y su modificatoria ley 26.842), es la norma vigente que tiene por objeto implementar medidas para prevenir y sancionar la trata de personas, asistir y proteger a sus víctimas. Dicha legislación, creó el Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas que coordina el diseño y la planificación de la política pública en materia de prevención, persecución y asistencia a las personas damnificadas.

    Este Comité, funciona en la órbita de la Jefatura de Gabinete de Ministros y está integrado por representantes de los ministerios de Seguridad; de Justicia y Derechos Humanos; de las Mujeres, Género y Diversidad; de Desarrollo Social; y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

    El Comité realiza tareas de prevención, cuyo objetivo general es la transformación de los patrones, factores y condicionamientos culturales que naturalizan las problemáticas de trata y explotación de personas; de persecución, en carácter de auxiliar de la justicia, promoviendo la investigación estratégica, la detección temprana, las tareas de inteligencia y allanamientos; de asistencia, brindando los servicios en carácter de atención integral a las personas damnificadas y de fortalecimiento institucional, adoptando medidas y acciones que buscan optimizar la coordinación de estrategias de trabajo en conjunto entre instituciones y organismos estatales, así como entre ellos y actores no estatales con competencia en la materia.

    Las víctimas de estos delitos sufren condiciones degradantes con privación de su libertad, violencia, abuso sexual, embarazos no deseados, abortos inseguros y tratos crueles inhumanos y degradantes.

    Estas gravísimas violaciones a los derechos humanos, ya advertidas por el notable legislador socialista en la Argentina del centenario, tristemente continúan produciéndose un siglo después.

    Es nuestra responsabilidad como autoridades, pero también como ciudadanos, denunciar este flagelo, perseguirlo y asistir a sus víctimas. No podemos ser indiferentes y debemos recordar, junto al resto de los países del mundo, que hace casi un siglo se dictó, en este rincón del planeta, la primera norma para erradicarlo y que, pese a ello, mucho trabajo queda por delante para cumplir con el anhelo que se propuso aquel joven legislador argentino.

    Autora: Marcela Losardo

    Fuente: https://www.pagina12.com.ar/293959-dia-internacional-contra-la-explotacion-sexual-y-el-trafico-

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here