Dorrego sale victorioso del Combate de Sansana

    0
    131

    Luego de la retirada a causa de la derrota en la batalla de Huaqui, el nuevo comandante del Ejército del Norte, Juan Martín de Pueyrredón, decidió hacer un nuevo intento de avanzar sobre el Alto Perú para apoyar a la nueva insurrección de Cochabamba.

    Para ello envió a su segundo, el mayor general Eustoquio Díaz Vélez con un regimiento de caballería y un batallón de infantería hacia la villa de Yavi. Como los soldados consideraban que era una misión suicida, antes de la partida se produjo un motín en el batallón de infantería que se saldó con la ejecución de los cabecillas. En esas circunstancias, Manuel Dorrego se ofreció para acompañar a Díaz Vélez.

    La fuerza de Díaz Vélez se internó en Chichas, pero el comandante realista José Manuel de Goyeneche envió 400 soldados a enfrentarlos, situándose ambas fuerzas frente a frente. Las fuerzas realistas se retiraron en busca de los 600 soldados de refuerzo que Goyeneche envió al mando de Francisco Picoaga.

    El avance de Díaz Vélez hizo que Picoaga se retirara hasta Tupiza, en donde incorporó 400 hombres que allí tenía y se situó en la margen norte del río Suipacha. Díaz Vélez contramarchó recibiendo el refuerzo de 200 hombres de caballería al mando de Martín Miguel de Güemes, pasando por Cangrejos, hasta acampar el 15 de diciembre en Los Colorados con 700 hombres, a la espera de las órdenes de Pueyrredón.

    El entonces capitán Manuel Dorrego, al mando de 40 hombres de las fuerzas de Eustoquio Díaz Velez que operaban con el Ejército del Norte para detener el avance de los realistas, salió a batir a una partida enemiga que se hallaba distante cuatro leguas del pueblecito de Sansana. Al llegar al punto indicado, en este día, encontró al enemigo debidamente atrincherado, cubierto por unos ranchos y detrás de unos tapiales que los circundaban. De inmediato se trabó el combate entre una y otra fuerza, que duró cerca de una hora, hasta que acometiendo al rancherío por diferentes lados, los patriotas consiguieron dar muerte al que mandaba la partida realista, provocando así la rendición del enemigo.

    Hubo 14 muertos, teniendo a su vez 3 argentinos muertos propios, antes de tener que huir ante la llegada de 200 realistas.

    Dos días después la división de Díaz Vélez recibió refuerzos, totalizando 860 hombres, 300 de ellos fusileros montados y los demás de infantería, junto con 150 honderos indígenas adicionales y 5 piezas de artillería.

    Luego de negociaciones frustradas, el 11 de enero de 1812 Díaz Vélez envió a Dorrego con 100 hombres a copar el caserío de Nazareno (a 3 km al este de la aldea de Suipacha), en donde fue derrotado en el combate de Nazareno, al día siguiente.

    Fuente: http://www.portaldesalta.gov.ar/susana1811.html

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here