Primeros pasos en la creación de la Armada Argentina

    0
    63

    La situación de las Provincias Unidas del Río de la Plata era preocupante hacia fines de 1813. Por esos meses, El Ejército del Norte al mando de Belgrano, había sido derrotado en Vilcapugio y Ayohuma. En Chile la situación era preocupante y en pocos meses caería nuevamente en manos de los españoles. En España había regresado al trono Fernando VII y prepararaba una fuerte invasión a los territorios americanos para recuperar las colonias.

    La situación con Montevideo, reducto de las colonias españolas, también era preocupante. Hacía varios años que un bloqueo no les permitía a los residentes en esa ciudad conectarse por tierra y solo podían hacerlo por mar, así que gobernaban las aguas rioplatenses y en varias ocasiones habían atacado Buenos Aires.

    Desde 1811 se había intentado formar una cuadrilla de buques pero habían fracasado sucesivamente. La formación de una escuadra capaz de medirse con la realista chocaba con dificultades enormes, en un país que no tenía artilleros, ni marinos, ni tradición naval y que tampoco disponía de armamento ni de recursos económicos para adquirirlos en la proporción que imponía la guerra. Fue Juan Larrea el encargado de dar impulso a la adquisición y formación de la nueva escuadra. Entonces se recurrió al apoyo financiero de Guillermo Pío White, comerciante norteamericano, que pudo haber tenido en vista ventajas especiales en las operaciones consiguientes, pero el resultado fue que, aunque haya intervenido en algunos un deseo de lucro, la escuadra fue formada y rindió frutos decisivos.

    El 28 de diciembre de 1813, el gobierno patrio firma un contrato con el comerciante norteamericano White mediante el cual éste se compromete a alistar una Escuadra para enfrentar el poder naval español en aguas del Río de la Plata. Juan Larrea y Guillermo P. White, adquirieron los buques y encontraron los medios para hacerlo; el reclutamiento de las dotaciones a cargo del capitán Ricardo Baxter ofreció no pocas dificultades, pues no existían marinos criollos.

    Se contrató a los marineros de los buques mercantes y se les completó con hijos del país dedicados a la artillería. A raíz de este convenio se pudo concretar la adquisición de las naves de la Escuadra que llevó a cabo la Campaña Naval de 1814, que culminó con la victoria de Brown en aguas de Montevideo.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here