Comienza el cruce de los Andes. Parte la primera columna

    0
    92

    La estrategia del Ejército de los Andes previó la puesta en marcha de 6 columnas para confundir y dispersar al enemigo. Una de las primeras en penetrar la Cordillera fue la expedición del Norte al mando del tucumano, la cual debía apoderarse de Coquimbo .

    El 9 de enero, el teniente coronel Juan Manuel Cabot inició la expedición por el Norte junto a 60 hombres. Su punto de partida fue San Juan, allí el teniente gobernador había preparado un escuadrón de 80 milicianos de caballería. Las instrucciones que había recibido del general San Martín eran claras: debía “invadir la Provincia de Coquimbo y su capital La Serena, con el propósito de posicionarse en ella en nombre del Estado de Chile”. Asimismo, debía llevar proclamas para insuflar los sentimientos patrióticos de sus pobladores sobre “nuestra justa causa y activa cooperación que deben prestarle”.

    Para lograr dicho objetivo se previó reforzar la expedición tomando como ayuda la contribución del Ejército Auxiliar del Perú, a cargo del general Manuel Belgrano, quien envió a La Rioja al teniente coronel Francisco Zelada junto a doce veteranos. Una vez conformado el contingente atravesaron el Paso de Comecaballo rumbo a las villas de Copiacó y Huasco. Dicho camino era conocido por los arrieros y baqueanos del lugar que anualmente atravesaban la cordillera con ganado en pie para vender en Chile.

    El propósito de tomar Coquimbo resultaba favorable para la acción emprendida por el Ejército de los Andes, en tanto era la intendencia que había mostrado mayor fidelidad a la causa de la independencia. Su reciente creación, en 1811, por el Congreso Nacional respondió a la petición de los representantes de La Serena que ya desde finales del siglo XVIII habían planteado convertir a  Coquimbo en una intendencia conformada por los partidos de Copiapó, Huasco y Coquimbo. Su posición geográfica resultaba estratégica tanto desde el punto de vista defensivo como por los beneficios económicos relativos al flujo de intercambio mercantil con las provincias del norte.

    De esta forma, su creación configuró un nuevo mapa que dividió el territorio chileno en tres provincias o intendencias: Santiago, Concepción y Coquimbo. Las dos primeras fueron baluartes de los ejércitos realistas tras la batalla de Rancagua (1814), que puso fin al gobierno revolucionario conocido como Patria Vieja. Frente a este panorama José Miguel Carrera, uno de los líderes revolucionarios chileno, ideó un plan destinado a reorganizar las tropas dispersadas por los realistas, reencauzarla hacia Coquimbo, y desde allí movilizar los recursos hacia Aconcagua y sostener la revolución. Sin embargo, ante la sistemática persecución dirigida por los cabecillas realistas, Carrera junto a sus seguidores y familias cruzaron la cordillera y se refugiaron en Mendoza.

    Frente a este panorama político-militar, las expediciones al mando de Cabot y Zelada fueron ideadas como un punto de apoyo estratégico para poder efectuar el resto de las operaciones y conseguir el apoyo de las poblaciones aledañas a la causa independentista.

    Fuente:

    https://www.losandes.com.ar/article/el-cruce-la-primera-columna-salio-al-mando-de-cabot/

     

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here