Copamiento del cuartel militar de La Tablada

    0
    48

    A las 6.15 de la mañana del lunes 23 de enero de 1989, un camión Ford 7000 atropelló el portón de entrada del Regimiento de Infantería Mecanizada III General Manuel Belgrano, sobre la avenida Crovara y el Camino de Cintura, en La Tablada, partido de La Matanza, donde se encontraban 120 efectivos del Ejército. Comenzaba así la última batalla de la guerrilla en la Argentina.

    Sobre el camión –robado a un trabajador, Luis Mansilla– y a bordo de una pick up Toyota, un taxi Ford Taunus, un Renault 11, una Ford Ranchera, un Ford Falcon y cinco Renault 12, 46 miembros del Movimiento Todos por la Patria (MTP) dirigidos por Enrique Haroldo Gorriarán Merlo (quien había pertenecido al ERP en los 70′) entraron a sangre y fuego –y al grito de «¡Viva Rico!» y «¡viva Seineldín!»–, arrojando panfletos engañosos que culpaban del golpe a grupos carapintadas para copar la unidad militar, hacerse de los tanques de guerra allí estacionados, avivar una pueblada mediante unos 25 integrantes de esa agrupación que se quedaron en las inmediaciones del cuartel y condicionar al entonces presidente Raúl Alfonsín para producir cambios en su gobierno.

    Según la documentación hallada en poder de los insurgentes, se trató de la Operación Tapir. La rendición, luego de un intenso combate, llegó a las 9 de la mañana del día siguiente, y el saldo marcó que murieron cuatro conscriptos, cinco militares y dos policías. También 33 atacantes.

    Entre los líderes de este copamiento se encontraban Antonio Gorriarán Merlo y el abogado Jorge Baños y el sacerdote Antonio Puijané. Fue el último acto de la guerrilla y el último levantamiento en un cuartel militar que sufrió Alfonsín

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here