La trágica historia de amor de Felicitas Guerrero

    0
    115

    El 29 de enero de 1872, moría Felicitas Guerrero, quizás la mujer más bella de Argentina en ese tiempo.

    Nacida en 1846, hija de un inmigrante y de una dama de la sociedad porteña, desde los 15 años ya comenzaba a brillar por su belleza en los salones de la sociedad de su tiempo.

    A los 18 años, obligada por su padre, se casó con Martín Gregorio de Álzaga, quien por ese entonces tenía 50 años y varias extensiones de tierra y una gran riqueza.

    Embarazada de su segundo hijo -el primero había fallecido con sólo tres años de fiebre amarilla-, su marido fallecería cuando ella tenía 24 años. Al día siguiente, ella perdería el embarazo. Así, la mujer considerada la más bella de la República Argentina, se convertiría en poseedora de una gran fortuna, ya que él la había nombrado heredera de todos sus bienes, unas 71.000 hectáreas.

    Objetivo de conquista de todos los hombres de su época, Enrique Ocampo fue uno de sus pretendientes, quien al enterarse que ella se comprometería en enero de 1872 con Samuel Sáenz Valiente, se acercó hasta el lugar donde se haría la reunión y preguntó por ella.

    La mujer prefirió verlo a solas para evitar un escándalo, y en ese encuentro comenzaron a discutir hasta que él sacó un arma y la mató. La versión oficial dice que en ese momento Ocampo se suicidó, aunque otras reseñas aseguran que al oírse los ruidos, su primo y su padre llegaron al lugar y al verla muerta forcejearon con el arma y se disparó, provocándole la muerte.

    Sus padres, en su memoria, decidieron construir en ese lugar la Iglesia de Santa Felicitas, en el porteño barrio de Barracas, donde varias mujeres comenzaron a visitarla en busca de un pretendiente, atando un pañuelo en la reja.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here