La caída del dictador Levingston

    0
    287

    El 23 de marzo de 1971 la renuncia de presidente de facto, Roberto Levinsgton, puso fin a una doble aventura; la primera, una revolución que no fue; la segunda, la de un presidente que fue convocado para administrar una transición y quiso ser líder sin seguidores. Ambos fracasos dieron el argumento de la gestión del general Alejandro Agustín Lanusse.

    Este militar desconocido para la opinión pública el 13 de junio de 1970, recibió un llamado de la Junta Militar solicitándole que se haga cargo de la Presidencia de la Nación Argentina.

    El malestar social agravado por la situación económica había puesto en jaque al presidente de facto teniente general Juan Carlos Onganía. Pero tras el secuestro y posterior asesinato del teniente general Pedro Eugenio Aramburu por parte de la guerrilla Montoneros, que tuvo lugar el 29 de mayo de 1970, el gobierno de Onganía sufrió un desgaste terminal, ya que perdió el apoyo de los jefes militares, siendo destituido el 8 de junio de 1970.

    La Junta de Comandantes en Jefe compuesta por el teniente general Alejandro Lanusse, el brigadier general Carlos Rey y el almirante Pedro Gnavi que designó presidente al general de brigada Roberto Marcelo Levingston pretendía que el nuevo mandatario de facto siguiera las políticas socioeconómicas diagramadas por los titulares de las tres fuerzas armadas. Pero el presidente llevó a cabo sus propias políticas, las mismas consistieron en «argentinizar» el proceso de crecimiento económico y estimular la industria por medio de una consigna, el «compre nacional», aplicada por las empresas estatales y préstamos a bajo costo. Con aumentos salariales, Levingston intentó atraer a las bases sociales y darle algún grado de adhesión popular a su gobierno. Pero sus medidas generaron una espiral inflacionaria, una fuga de capitales extranjeros debido a las políticas nacionalistas y un aumento del descontento social.

    El 10 de marzo de 1971 se inició una masiva protesta social en Córdoba tras la designación como interventor de facto del dirigente conservador Camilo Uriburu que llevaría el nombre de Viborazo. La pueblada se fortaleció con el paro general iniciado por la CGT regional el 12 de marzo. La población llegó a tomar el control de unas 500 manzanas de la ciudad de Córdoba. La violencia se generalizó luego de que fuerzas de la Policía de Córdoba y de la Policía Federal se enfrentaran abiertamente con estudiantes y trabajadores. Un día después de que la ciudad fuera asegurada por las fuerzas policiales, el interventor Camilo Uriburu renunció.

    Levingston se propone seguir con sus planes a largo plazo, pero la Junta de Comandantes le pide la renuncia el 23 de marzo de 1971.

    Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Roberto_Marcelo_Levingston#:~:text=El%2023%20de%20marzo%20de%201971%20la%20renuncia%20de%20Levinsgton,quiso%20ser%20l%C3%ADder%20sin%20seguidores.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here