Expulsan a Cisneros de Buenos Aires

0
105

Ocurrida la Revolución de Mayo, en la tarde del 25 de mayo, Baltasar Hidalgo de Cisneros, desplazado de su cargo, mandó a José Melchor Lavín a Córdoba a pedir auxilio al ex virrey Santiago de Liniers.

Sus cercanos del Cabildo, la Real Audiencia, el Tribunal de Cuentas y los ministros de la Real Hacienda juraban sus cargos “bajo protesta”.

Cisneros había dejado el fuerte, donde residía y desde su nueva casa, mantenía reuniones con sus cercanos a la espera de liderar una contrarrevolución.

La situación era por demás tensa, y el 15 de junio los miembros de la Real Audiencia juraron fidelidad en secreto al Consejo de Regencia y enviaron circulares a las ciudades del interior, llamando a desoír al nuevo gobierno.

El 22 de junio el gobierno envió un oficio a los miembros de la Audiencia citándolos al fuerte a las seis de la tarde para tratar un asunto muy importante. También citó a Cisneros. Allí los recibieron Castelli y Matheu quienes les comunicaron que el gobierno había decidido, para proteger sus vidas, embarcarlos inmediatamente en un buque dispuesto al efecto para trasladarlos a un puerto español.

De esta manera, acompañados de una escolta de milicianos fueron llevados al puerto y subidos al barco que estaba listo para zarpar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here