Asesinan al diputado peronista Rodolfo Ortega Peña

0
135

El 31 de julio de 1974, a casi un mes después del fallecimiento de Juan Domingo Perón, el diputado Rodolfo Ortega Peña fue asesinado por un grupo de la organización terrorista de ultra derecha Triple A.

El 31 de julio de 1974, a casi un mes después del fallecimiento de Perón, Rodolfo Ortega Peña fue asesinado por un grupo de la organización terrorista peronista de ultraderecha Alianza Anticomunista Argentina (conocida como la «Triple A»),​ que lo acribilló cuando salía de su estudio.​ Al momento de su asesinato, con 37 años, era diputado nacional por el peronismo.

Ortega Peña era hijo de una acomodada familia antiperonista. Se recibió de abogado a los 20 años, haciendo al mismo tiempo la carrera de Filosofía, estudiando luego Ciencias Económicas;​ polemizando con el filósofo español Julián Marías sobre la ontología de Miguel de Unamuno; con Carlos Cossio sobre la teoría egologica del derecho; con Tulio Halperín Donghi sobre la significación del Facundo; con Leopoldo Marechal y Ernesto Sabato sobre la estructura de la novela; con Córdova Iturburu sobre las pinturas rupestres de Cerro Colorado.

En las elecciones del 11 de marzo de 1973 fue elegido diputado nacional por la provincia de Buenos Aires. En su juramento como diputado de la Nación utilizó la frase «La sangre derramada no será negociada»

Junto con Eduardo Luis Duhalde, lanzaron en 1973 la revista Militancia Peronista, de mucha repercusión dentro de la militancia peronista en la época. En junio de 1974 la revista fue clausurada por decreto del presidente Juan Domingo Perón y volvieron a editar otra revista similar, bajo el nombre De Frente, que a los pocos meses también volvería a ser clausurada, esta vez por la presidenta María Estela Martínez de Perón.

En enero de 1974, el presidente Juan Domingo Perón convocó a una reunión a los diputados de la Juventud Peronista que estaban en desacuerdo con una reforma del Código Penal. Allí el presidente les indicó que «el que no esté de acuerdo se va» y que «Ahora bien, si nosotros no tenemos en cuenta a la ley, en una semana se termina todo esto, porque yo formo una fuerza suficiente, lo voy a buscar a usted y lo mato, que es lo que hacen ellos».​

Ocho de los diputados que representaban a la JP, creyeron que lo más coherente era renunciar, y así lo hicieron. Como consecuencia, fueron expulsados del Partido Justicialista.​ El diputado Rodolfo Ortega Peña se negó a renunciar.

Aunque lideraba el Bloque de Base, se había convertido en un crítico del gobierno nacional, porque consideraba que se violaba abiertamente el programa electoral.

El cuerpo de Ortega Peña fue velado en sede sindical. Los asistentes formaron un cortejo fúnebre para acompañar el féretro al cementerio, en la otra punta de la ciudad. Sin embargo, la policía les cortó el paso a las pocas cuadras. Su asesinato marcó el inicio de una violenta escalada en el accionar de la Triple A encabezada por el Ministro de Bienestar Social, José López Rega.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí