Muere Ricardo Rojas

0
116

El 29 de Julio de 1957 muere el tucumano Ricardo Rojas. Poeta, político, orador, autor del libro «El santo de la espada», dedicado a José de San Martín, y de «Argentinidad» e «Historia de la literatura argentina», entre otros. En 1982, un decreto presidencial consagró esta fecha como el Día de la Cultura Nacional.

Ricardo Rojas nació en San Miguel de Tucumán, 16 de septiembre de 1882. Hijo de Absalón Rojas y de la tucumana Rosario Sosa Sobrecasas,​ pasó su infancia en Antajé, una pequeña localidad de Santiago del Estero. Luego se trasladó a Buenos Aires a proseguir su formación académica.

En 1913 escribió el detallado «Archivo Capitular de Jujuy», realizado en conmemoración del centenario del Éxodo Jujeño. Esta obra contribuyó a que la heroica gesta fuera recordada con este nombre que había sido acuñado por el historiador Joaquín Carrillo en 1877​

En 1920 tuvo importante participación en los homenajes con motivo del Centenario del fallecimiento del General Manuel Belgrano que se desarrollaron en la ciudad de Buenos Aires. Dictó una emotiva conferencia en las honras tributadas por la Universidad de Buenos Aires en el aula magna del Colegio Nacional Buenos Aires.

Llegó a ser rector de la Universidad de Buenos Aires entre 1926 y 1930. Fue también el director del instituto petrolífero, y luego compañía estatal nacional de explotaciones hidrocarburíferas que aún se denomina Yacimientos Petrolíferos Fiscales o YPF.

Tras el golpe de Estado del 1930 fue arrestado por su militancia en la Unión Cívica Radical, enviado a la cárcel de Ushuaia, y luego vivió confinado en una pequeña casa de madera a 80 metros de la Av. Maipú. Debía firmar en la comisaría cotidianamente que se encontraba allí, lo cual era muy fácil de comprobar, dado que la única forma de escapar hubiera sido por barco.4​ Esa casa décadas después fue el edificio de la biblioteca popular de Ushuaia, donde escribió su obra Archipiélago, sobre la historia de los yaganes y los onas, exponiendo el pensamiento que de ellos tenía Charles Darwin.

Su casa, declarada monumento histórico nacional, de Charcas 2837 en la Ciudad de Buenos Aires, fue donada por su esposa al Estado Argentino para convertirse en Museo tras su muerte, y la de Julieta Quinteros de Rojas, su esposa. El traspaso con todo su patrimonio se dio el 28 de abril de 1958, e incluye una extensa biblioteca, mobiliario, piezas de arte de carácter religioso, documentos y libros antiguos.

Su obra El santo de la espada, sobre la vida de José de San Martín, fue llevada al cine en 1970 por Leopoldo Torre Nilsson. Dicha referencia al prócer se ha convertido en lugar común y es una de las mayores marcas de Rojas en la cultura argentina

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí