Nace José Ignacio Thames

0
133

José Ignacio Thames nació en San Miguel de Tucumán el 15 de agosto de 1762. Fue sacerdote y tuvo una activa participación política, siendo uno de los firmantes por Tucumán de la Declaración de la Independencia de las entonces conocidas como Provincias Unidas en Sudamérica. Su actuación en las sesiones del congreso fue destacada, y llegó a presidirlo.

José Ignacio Thames era hijo de un emigrado asturiano que se radicó en Tucumán a mediados del siglo XVIII, se integró a la sociedad tucumana y se relacionó con las tradicionales familias criollas de la época. José Ignacio mantuvo, durante su vida, una excelente relación con otros próceres tucumanos: su primo, el luego obispo José Eusebio Colombres, y el general Gregorio Aráoz de Lamadrid, de quien Thames sería consejero cuando este ocupara la primera magistratura tucumana.

Nacido en San Miguel de Tucumán, donde aprendió sus primeras letras, seguramente en la escuela franciscana del pueblo, José Ignacio Thames cursó luego sus estudios en la Universidad de Córdoba, donde se doctorara y ordenara sacerdote.

Adhirió desde temprano a la gesta de 1810. Fue canónigo de la Catedral de Salta, en dignidad de chantre. Es decir, que para aquella época era una personalidad relevante en el gobierno de la diócesis salteña, ya que conformaba el Cabildo Eclesiástico. En 1816 su provincia natal lo eligió diputado al Congreso de Tucumán. Fue el único diputado tucumano que integró el Congreso desde su instalación, el 24 de marzo de 1816, pues su diploma no fue objetado, luego de las escandalosas elecciones para congresales que se celebraron en dicha provincia.

El 9 de julio de ese año aprobó y firmó el acta de la declaración de la independencia y presidió las sesiones del cuerpo durante el mes de agosto de 1816, mes en el cual fue elegido por la unanimidad de sus pares. Es decir, que si la independencia se hubiera declarado durante ese mes, el Congreso hubiera estado presidido por José Ignacio Thames.

Fue un hombre desprendido y desinteresado, que cumplió honrosamente su mandato como congresal. En su mandato buscó siempre la concordia entre sus colegas y las provincias que representaban. No tenía una personalidad polémica ni generadora de discordias o rispideces. Respaldó la propuesta belgraniana de instaurar en el Plata una monarquía constitucional de raíces incaicas, a la que apoyó con un novedoso argumento legal, argüido en defensa de nuestros pueblos originarios. Se mantuvo alejado de las pasiones políticas que, desde entonces, empezaban a dividir a los argentinos.

Al año siguiente, Thames se trasladó con los demás congresales a Buenos Aires, donde continuó desempeñando sus funciones. Hacia fines de 1818, estimando que correspondía renovar la representación tucumana en el Congreso, presentó espontáneamente su renuncia, sin buscar perpetuarse en una banca, o recibir más honores o recompensas que las de ver a su patria independiente. A su regreso a Tucumán, se le confiaron importantes funciones legislativas, consultivas y eclesiásticas, que desempeñó con el mismo patriotismo y la dedicación que lo caracterizaban.

José Ignacio Thames falleció en su ciudad natal, el 9 de febrero de 1832, a los 71 años. Su primo José Eusebio Colombres firmó el certificado de defunción. Sólo tenía una casa, que donó a sus sobrinos.

Fuente: https://www.infobae.com/historia/2017/05/06/la-triste-historia-de-jose-ignacio-thames-el-presidente-olvidado-del-congreso-de-tucuman/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí