Santa María de Oro, el cura revolucionario

0
93

Fray Justo Santa María de Oro y Albarracín fue un religioso argentino, nacido el 30 de julio de 1772 en la Provincia de San Juan. Este cura, que dejó para la historia su frase “hay que consultar a los pueblos”, tuvo un rol clave en el proceso de la independencia.

El   30 de julio de 1772, nacía en San Juan Justo Santa María de Oro. Era hijo de Juan Miguel de Oro Bustamante y Cossio y Elena Albarracin Ladron de Guevara, y a los 17 años ingresó en el Convento de Santo Domingo dispuesto a abrazar la carrera eclesiástica. Profesó en el Convento de la Recoleta (Santiago de Chile) y luego pasó a dictar cátedra de Teología en la Universidad de San Felipe. En 1809 viajó a Europa con el objeto de interesar a las autoridades en la construcción de una escuela para estudios eclesiásticos, gestión que alcanzó un éxito total.

En 1814 su vida tomó un rumbo distinto. En un viaje a Mendoza conoció al general San Martín. Luego de trabar relación, el fraile ayudó a que el héroe de la revolución llegará con sus comunicados a todos los lugares necesarios para que se lograra la independencia. Sus contactos con sus hermanos de la Orden de los Dominicos de Chile, hicieron que San Martín pudiera enviar los correos secretos por medio de ellos. Fue un instrumento clave de comunicación para el libertador.

Por su cercanía con el mundo patrio, fue elegido diputado por la provincia de San Juan en el Congreso del 9 de julio de 1816. Sus célebres frases fueron: “Hay que consultar a los pueblos” y “se dará la batalla a favor de la soberanía del pueblo”. Su impulso al fervor repúblicano fue clave para que haya este tipo de gobierno y no una monarquía.

Además, el fray era tío segundo de Domingo Faustino Sarmiento.

Fuente: https://noticias.perfil.com/noticias/cultura/santa-maria-de-oro-el-cura-revolucionario.phtml

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí