Nace Guillermo Brown

0
132

Guillermo Brown nació el 22 de junio de 1777 en Irlanda. Muy joven se fue de su país con destino a los EEUU, pero años mas tarde, vino a trabajar en un barco en el Río de la Plata. Fue allí donde comenzó a formar la Armada, de la que fue su padre creador.

Guillermo Brown, nació en Foxford, Irlanda, el 22 de junio de 1777. Vivió en su país hasta los 9 años cuando su padre decidió emigrar hacia Filadelfia, Estados Unidos.

Fue allí donde, ya huérfano, despertó a muy temprana edad su pasión por el mar, embarcándose a las órdenes de un capitán norteamericano.

En 1809 llegó  al estuario rioplatense y se radicó en Montevideo, dedicándose al comercio a través de un servicio de transporte entre Buenos Aires y la Colonia, actividad que cumplía en un buque que había adquirido en sociedad: la fragata “Industria”. Fue justamente el apresamiento de esta fragata por parte de un buque español y las medidas que adoptó después, los que pintaron desde un inicio la determinación y el espíritu indoblegable que caracterizaron su personalidad.

Cuando el 1º de marzo de 1814 el Director Supremo Gervasio Antonio Posadas firmó el decreto por el que se lo designaba Teniente Coronel y Jefe de Escuadra, Brown contaba con 37 años y llevaba navegando 25 años.

Llegaba así a desempeñar este alto cargo con un profundo conocimiento de la organización y régimen interno de los buques de las Marinas de la época y una gran experiencia y acabado conocimiento del Río de la Plata y aguas circundantes.

Este nombramiento marcó el inicio del glorioso destino de nuestra Marina de Guerra y de quien sería, a partir de ese momento y para siempre, su Almirante inmortal.

La toma de Martín García significó su bautismo de fuego. Siguieron a Martín García, duros y cruentos combates como El Buceo, Arroyo de la China y Montevideo, que sirvieron para acabar con el dominio hispano en aguas del extremo sur del continente.

Requerido nuevamente en 1825, dio más muestras de su ingenio y de su brillante capacidad de organización, formando casi de la nada una nueva escuadra para enfrentar al Imperio del Brasil.

Es así como durante más de tres años defendió nuestras fronteras con inquebrantable vocación de servicio, férreo tesón y valor, en numerosas batallas, tales como Los Pozos, Sarandí, Quilmes, Juncal y Monte Santiago.

Sin embargo, no fue ésta la última vez en que el gran Almirante se puso, desinteresadamente, a las órdenes de las causas patrias. Entre 1841 y 1845 fueron solicitados, una vez más, sus servicios, interviniendo en acciones navales destinadas a frenar la intromisión de potencias extranjeras en nuestras aguas.

El 3 de marzo de 1857 falleció al mediodía el Almirante Brown, pero su impronta sigue viva en la Armada que fundó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí