Nace Miguel Lillo

0
130

Miguel Lillo nació el 27 de julio de 1862 en Tucumán. Fue un típico autodidacta que se dedicó apasionadamente a diversos estudios científicos, en especial los atinentes a la naturaleza. Antes de morir, donó todos sus bienes a la Universidad Nacional de Tucumán: un amplio terreno, una considerable suma de dinero, su extensa biblioteca, su colección zoológica y su herbolario constituido por más de 20.000 ejemplares de unas 6.000 especies distintas.

Miguel Lillo nació en Tucumán en la casa quinta donde hoy se encuentra la Fundación que lleva su nombre y la Facultad de Ciencias Naturales de la UNT. Allí pasó su infancia y se despertó en él su amor por la naturaleza. Asistió al Colegio Nacional donde recibió una beca, la misma habría sido un premio logrado gracias a un curioso mapa de América (en tela, dibujado con tinta china y coloreado en tinta verde) realizado con solo 14 años de edad. Ya evidenciaba entonces, su carácter metódico y capacidad de observación. También de esos años data su precioso herbario de flores exóticas que guardaba con esmero. En el Colegio Nacional fue delineando su personalidad bajo el influjo de grandes maestros, que le ayudaron a definir su interés por la ciencia.

Fue notable la impronta del sabio alemán Federico Schickendantz para completar la formación del joven naturalista. Fue su ayudante en la Oficina Química Municipal, luego provincial, Lillo lo reemplazó en la dirección, a partir de 1892. Schickendantz lo impulsó a viajar a Europa donde visitó los principales centros científicos y conoció a notables botánicos.

Desde 1918 se dedicó por entero a la investigación y fue el creador, propulsor y director del Museo de Historia Natural. Lillo era un hombre de muchos saberes , además de la botánica y la zoología, le atraían la física, la química, la cartografía, la arqueología, la numismática, la fotografía, las lenguas indígenas. Fue un coleccionista, ávido lector, amaba los libros. Recogió por años los datos meteorológicos y fue un observador de los cambios de la naturaleza.

Aunque mayor de edad, se integró a la llamada Generación del Centenario y era referente y voz autorizada para muchos temas. Integró el Primer Consejo Superior de la Universidad de Tucumán y fue profesor de Química.

En 1914 la Universidad de Tucumán le confiere el grado de Doctor en Ciencias Naturales en atención a sus elevados méritos científicos.

Fue un hombre solitario y un verdadero asceta; buen consejero sobre temas diversos . Antes de morir legó sus bienes y sus colecciones sentando las bases de la

Fundación Miguel Lillo, confiando en sus amigos que conformaron la primera Comisión Asesora Vitalicia de una institución dedicada al estudio de la ciencias naturales.
Falleció en Tucumán el 4 de mayo de 1931 rodeado del mayor prestigio y respeto.

Fuente: https://www.lillo.org.ar/prensa/noticias/2020/05/aniversario-lillo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí