El bombardeo de Nagasaki, la última detonación nuclear sobre una población

0
148

Esta ciudad portuaria japonesa recibió el 9 de agosto de 1945 el impacto del dispositivo nuclear Fat Man, compuesto de plutonio y mucho más potente que la bomba de Hiroshima, que cobró la vida de más de 40.000 personas.

El 9 de agosto de 1945, Estados Unidos asestó su último golpe contra Japón en la víspera del final de la Segunda Guerra Mundial. El lanzamiento de la bomba atómica de Nagasaki supuso la detonación de un segundo dispositivo nuclear en apenas tres días, después de que el 6 de agosto fuera atacada la ciudad de Hiroshima.

Nagasaki sigue siendo la segunda y última población atacada con un arma nuclear en la historia de la humanidad, aunque las consecuencias de este devastador hecho se continúan sintiendo en esta ciudad tres cuartos de siglo después. Y sus habitantes, en especial los sobrevivientes, no quieren olvidar.

Esta ciudad no era un objetivo prioritario para el Ejército estadounidense, aunque había sido un importante puerto de carga en el sur de Japón, no tenía la importancia industrial que tenía Hiroshima, ni tampoco tenía tantos habitantes. En 1945, Nagasaki era una urbe con un aspecto rural y atrasado, en comparación con otras comunidades, y se convirtió en un blanco militar solo por descarte.

Tres días después del lanzamiento de la bomba sobre Hiroshima, el gobierno japonés seguía sin aceptar la rendición ante Estados Unidos, el emperador Hirohito planteaba una serie de condiciones que los aliados no estaban dispuestos a aprobar como, por ejemplo, dejar que Japón se encargara de las condenas por crímenes de guerra o evitar la invasión de tropas aliadas.

Estados Unidos planteó entonces el lanzamiento de otra bomba, estaba formada por plutonio y no por uranio, como la primera. Fat Man tenía un sistema mucho más complejo que Little Boy y se cargó con seis kilos de plutonio que fueron capaces de liberar una energía equivalente a 21.000 toneladas de TNT, cifra superior a las 15.000 toneladas de la otra bomba.

Ese día, todo estaba previsto para que el explosivo cayera sobre la ciudad portuaria de Kokura, un centro industrial muy importante, como también lo era Hiroshima, y con una orografía plana que facilitaría la expansión de la onda provocada por la bomba. Pero hubo inconvenientes climatológicos y, tras varias inspecciones, se determinó que era imposible lanzar la carga porque no había visibilidad.

Fue entonces, con el combustible de la aeronave Bockstar al límite, cuando se optó por Nagasaki, una ciudad de tamaño medio que apenas había recibido bombardeos. La explosión se produjo a 500 metros sobre el suelo y mató al instante a unas 40.000 personas, una cifra inferior a la de Hiroshima, debido a que la ciudad se extiende por varios valles y las montañas protegieron a más del 50% de la ciudad.

A las 11 de la mañana, la ciudad se convirtió en un infierno en apenas segundos y miles de sus habitantes sucumbieron ante la radiación y las quemaduras provocadas por semejante detonación. Este nivel de destrucción forzó a Japón a plantear su rendición incondicional después de años de guerra. El 2 de septiembre, firmó su capitulación a bordo del USS Missouri

Fuente: https://www.france24.com/es/20200809-nagasaki-bomba-nuclear-aniversario-guerra-mundial-japon

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí