El gabinete de Raúl Alfonsín

0
70

A 40 años del retorno a la democracia, el presidente electo compuso su gabinete con ocho ministerios. Restó dos a la decena que había en la época de la dictadura militar.

Luego del triunfo electoral, en noviembre de 1983, Raúl Alfonsín se recluyó en la estancia La Encarnación, cerca de Chascomús, para formar su primer grupo de ministros, que asumiría el 10 de diciembre. Aquí contamos cómo se compuso el gabinete de Raúl Alfonsín: vice y ministros.

La fórmula presidencial de la Unión Cívica Radical, en 1983, estaba conformada por Alfonsín y por Víctor Hipólito Martínez, exintendente de Córdoba (1963-1966) y excandidato a la gobernación bonaerense. Tuvo que presidir un Senado donde la UCR estaba en minoría.

El 26 de octubre de 1983, cuatro días antes de las elecciones que lo consagrarían presidente de la Nación, con el 52% de los votos, Raúl Alfonsín dijo: «Sigan a las ideas, no sigan a los hombres, fue y es siempre mi mensaje a los jóvenes. Los hombres pasan, las ideas quedan y se transforman en antorchas que mantienen viva a la política democrática.»

De la decena de ministerios existentes al terminar el Proceso, Alfonsín redujo las carteras a ocho: Interior, Economía, Defensa, Trabajo y Seguridad Social, Relaciones Exteriores y Culto, Obras y Servicios Públicos, Educación y Justicia, y Salud y Acción Social.

Según Enrique Nosiglia, esta primera etapa del gobierno de Alfonsín, que abarca hasta 1985, puede considerarse como de «reparación de daños». De estos dos primeros años de gestión cabe destacar el Juicio a la Juntas, el Congreso Pedagógico Nacional, el Plan Alimentario Nacional y el intento de reorganización sindical mediante la llamada Ley Mucci.

Entonces, los ministros con mayor protagonismo serían Bernardo Grinspun (Economía), que debía mejorar una endeble situación económica y negociar la deuda externa; Raúl Borrás (Defensa), que debía tratar el tema de los derechos humanos y la relación con los militares; Antonio Mucci (Trabajo), que debía negociar con los sindicatos peronistas, y Antonio Tróccoli (Interior), también con el objetivo de negociar con el peronismo, que gobernaba 12 provincias y tenía mayoría en el Senado.

Los restantes ministros del primer gabinete eran: Hugo Alconada Aramburú (Educación y Justicia), Roque Carranza (Obras y Servicios Públicos), Dante Caputo (Relaciones Exteriores y Culto) y Aldo Neri (Salud y Acción Social).

La segunda etapa, 1985-1987, incluye el intento por consolidar el «alfonsinismo». El Plan Austral, el traslado de la Capital a Viedma (un proyecto aprobado pero nunca concretado), las leyes de Divorcio, de Patria Potestad Compartida, Punto Final y Obediencia Debida, y el acuerdo con Chile, por el conflicto del Beagle.

La tercera y última etapa del gobierno de Alfonsín ha sido considerada como de «cambios consensuados», ante las dificultades del presidente de llevar a cabo su proyecto en un contexto político desfavorable. El oficialismo perdió las elecciones legislativas de 1987, el mismo año que los «carapintadas» se sublevaron en los cuarteles.

Pero mucho antes, Alfonsín tuvo que decidir varios cambios de ministros. Quizá el más controvertido haya sido el reemplazo de Grinspun por Juan Vital Sourrouille, en febrero de 1985.

Bernardo Grinspun, quien había dirigido el Banco Central durante el gobierno de Illia y era uno de los fundadores de Renovación y Cambio, no logró sus objetivos: crecimiento del PBI, y reducción del déficit fiscal y de la inflación. Juan Vital Sourrouille, en cambio, era un tecnócrata, que había sido secretario de Planificación y que pareció el más indicado para mejorar la situación económica.

En un contexto de «economía de guerra», tal como lo definió Alfonsín, el nuevo ministro lanzó un ajuste que congeló salarios y tarifas, creó una nueva moneda y fue exitoso al principio: el Plan Austral. Sin embargo, tampoco logró contener la inflación que se transformaría en hiperinflación en 1989.

Entre marzo y mayo de 1989, Pugliese dejó su cargo en Interior para asumir en Economía. Lo sucedió, entre mayo y julio, Jesús Rodríguez. Ambas gestiones sucedieron en un contexto de aguda crisis, que determinó la entrega anticipada del poder el 8 de julio.

En tanto, tras el fracaso en el Senado de la denominada Ley Mucci, destinada a reorganizar el sistema sindical, Antonio Mucci debió dejar su cargo en 1984. Le sucedieron Juan Manuel Casella (1984), los sindicalistas Hugo Barrionuevo (1984-1987) y Carlos Alderete (1987) e Ideler Tonelli (1987-1989).

A pesar de tener tres ministros de origen sindical, Alfonsín fracasó con sus políticas gremiales. Mantuvo las leyes del Proceso y fijó los aumentos salariales, sin convocar a paritarias. La CGT, de Saúl Ubaldini, organizó 13 paros generales durante su presidencia.

Otro de los primeros cambios de gabinete ocurrió en 1985 cuando falleció el ministro de Defensa, Raúl Borrás. Su reemplazo fue Roque Carranza, quien murió en 1986. Le sucedieron en el cargo Germán López, exsecretario General de la Presidencia (1986), que dejó el cargo por problemas de salud, y Horacio Jaunarena (1986-1989).

Antonio Tróccoli, que había militado en las filas de Línea Nacional y que luego pasó al alfonsinismo, dejó su cargo en 1987, siendo reemplazado, primero por Enrique Nosiglia (hasta 1989), uno de los fundadores de la Junta Coordinadora Nacional, y luego por Pugliese (mayo a julio de 1989), otro «histórico» de la Línea Nacional, quien sido había efímero ministro de Economía.

En 1986 dejó su cargo Alconada Aramburú, un histórico de Renovación y Cambio, muy cercano al presidente, quien fue sucedido por Julio Rajneri (1986-1987), director del diario Río Negro, Jorge Sabato (1987-1989) y José Gabriel Dumón (1989).

Roque Carranza renunció a su cargo en 1985 y fue sucedido por Roberto Tomasini (1985-1986), Pedro Trucco (1986-1987), Rodolfo Terragno (1987-1989), quien intentó infructuosamente algunas privatizaciones parciales, como las de Aerolíneas Argentinas, bloqueada por el peronismo. Roberto Echarte sucedió a Terragno entre mayo y julio de 1989.

Si bien Dante Caputo había participado de la construcción de la candidatura de Alfonsín, fue una de las «sorpresas» del primer gabinete, ya que la mayoría apostaba por Hugo Gobbi para Relaciones Exteriores y Culto. Caputo fue canciller durante casi toda la presidencia y dejó su cargo en manos de Susana Ruiz Cerutti recién en mayo de 1989.

Aldo Neri, quien dirigía la Escuela de Salud Pública de la UBA, fue elegido por Alfonsín como su primer ministro de Salud y Acción Social. Fue sucedido en el cargo por Conrado Storani (1986-1987), Ricardo Barrios Arrechea (1987-1989) y Enrique Beveraggi (1989).

Fuente: https://www.clarin.com/sociedad/como-se-compuso-el-gabinete-de-raul-alfonsin-vice-y-ministros_0_aVdbLmTwfF.amp.html?gclid=CjwKCAiAjfyqBhAsEiwA-UdzJP2ybLMEHm6bCXrqcnhnesuC6sflt4PDzqYUyYnKyGDjMtdlAElaZhoCY8gQAvD_BwE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí