El asesinato de Antonio Sucre

0
219

El 4 de junio de 1830, era asesinado en Pasto, Colombia, el héroe de las luchas por la independencia americana, Jose Antonio Sucre. Este hombre que derrotó al último virrey que quedaba en tierras americanas murió en una emboscada organizada por sus propios paisanos.

El 4 de junio de 1830 era asesinado en La Jacoba, en la montaña de Berruecos, 80 km al norte de Pasto, Colombia, el general  Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá, héroe de la luchas por la independencia y conocido como el Gran Mariscal de Ayacucho,  tras comandar el Ejército Unido Libertador del Perú, otorgando la victoria en la batalla de Ayacucho al derrotar al último virrey español en América.

Cuatro disparos de fuego, terminaron con la vida de Sucre, héroe también de la batalla de Pichincha.

El magnicidio que conmovió a la América hispana se ejecutó en la  espesura de la selva cuando una voz gritó: “¡General Sucre!” y enseguida se desencadenó la andanada; la víctima apenas alcanzó a exclamar: “¡Ay, balazo!” y cayó exánime de su montura. Según la pericia posterior, dos balas de cortados de plomo, especialmente letales, habían perforado su sombrero de ala ancha, rozando la cabeza e hiriéndolo en nariz y oreja; otra perforó la tetilla derecha destrozándole el corazón y matándolo en el acto.

El fatídico viaje inició en Bogotá el 13 de mayo, día en que se proclamó en Quito la independencia del Departamento del Sur que tomaría el nombre de Ecuador. El Congreso “Admirable”, cuyo objetivo había sido preservar la unión de la Gran Colombia, había fracasado por la secesión de Venezuela. Sucre, que lo había presidido, retornaba apesadumbrado por el colapso del ideal bolivariano; su propio mentor, Bolívar, había abandonado el poder consumido por la decepción.

La reducida comitiva estaba conformada por el diputado por Cuenca, Andrés García Téllez, los sargentos Colmenares y Caicedo, su criado Francisco y dos arrieros. Sin que lo supieran, en las horas previas había partido una posta para dar el aviso a los caudillos del valle del Cauca, generales José Hilario López y José María Obando, de la facción liberal que repudiaba la pretensión monárquica que se atribuía al Libertador.

La orden de asesinar a Sucre provino del denominado clan “septembrista” de Bogotá, involucrado en el atentado del 25 de septiembre de 1828 que estuvo a punto de costarle la vida a Bolívar. “Era para ellos un obstáculo la existencia de Sucre, que consideraban como el lazo de unión para mantener la integridad de Colombia”,

Fuente; https://historiahoy.com.ar/el-asesinato-sucre-berruecos-n2145

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí