Muere «Pancho» Varallo, el último sobreviviente del Mundial del 30

0
76

El 30 de agosto de 2010 muere Francisco Antonio Varallo, mejor conocido por su seudónimo «Pancho» Varallo. Era el último sobreviviente del Mundial 1930.

El 30 de agosto de 2010 a los 100 años, se apagó la vida de Francisco “Pancho” Varallo, último sobreviviente del seleccionado argentino subcampeón en el primer Mundial jugado en 1930 en Uruguay y otrora goleador de Gimnasia y Esgrima La Plata y Boca Juniors.

El 5 de febrero había cumplido un siglo de vida, 80 años después de haber peleado en pos del primer título mundial para Argentina en el legendario Centenario de Montevideo. A Varallo se lo identifica con Boca, porque fue tri campeón con los xeneizes, donde hizo historia, porque integró el primer ganador de un campeonato profesional en 1931, repitiendo en el 34 y 35, y porque con la azul y oro hizo nada menos que 193 goles en 222 partidos, convirtiéndolo en el tercer goleador de Boca.

Pero así como La Plata fue su lugar en el mundo, allí tuvo dos amores. El club 12 de Octubre, donde empezó a darle a la pelota, de trapo, goma y cuero, y Gimnasia y Esgrima, donde debutó a los 18 años y le dio en 1929 el título de campeón al decano platense en tiempos del epílogo del amateurismo, fueron sus otras casas en la ciudad de las diagonales. También fue entrenador de Gimnasia entre 1957 y 1959 pero no sentía esa función y no tuvo empacho en decirlo abiertamente. “No tengo la fuerza de carácter que hay que poseer para esa tarea”, dijo en un reportaje. Pero antes de aparecer en el fútbol grande, Pancho desde los 14 que era conocido por La Plata rompiendo redes, como los ocho goles que le hizo a Rioplatense, que derivó en que Gimnasia se llevara al joven jugador a cambio de 500 pesos y una tribuna.

El 25 de mayo de 1930 hizo su presentación en el seleccionado y marcó el gol del empate en uno frente a Uruguay, por la Copa Newton, en el estadio de San Lorenzo de Almagro. Ese día se ganó el lugar para el primer Mundial que estaba a punto de jugarse, en Montevideo. En ese histórico campeonato del cual es el único sobreviviente, participó en cuatro de las cinco presentaciones del equipo argentino con un gol, a México.

Fue Varallo el mejor contador de las historias que ocurrieron del otro lado del río 80 años atrás. Como cuando el entrenador le hacía pegar patadas a la pared para curar una lesión en la rodilla. Llegó el profesionalismo y Varallo recaló en Boca e hizo desastres con Roberto Cherro y Delfín Benítez Cáceres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí