Victorino de la Plaza asume la Presidencia de la Nación

0
189

Victorino de la Plaza asumió la presidencia al morir Sáenz Peña el 9 de agosto de 1914. Hasta ese momento era el presidente más anciano al asumir: 73 años. Había nacido en Cachi, provincia de Salta.

Corría 1840. Eran tiempos de las guerras civiles argentinas y por Salta y por poco tiempo el viento soplaba a favor de los unitarios de Manuel Solá, ya que para fin de año el gobernador se exiliaría en Bolivia. En los valles Calchaquíes, escenario de cien batallas y tres guerras entre indios y españoles, nacía el 2 de noviembre Victorino de la Plaza Silva, en el seno de una familia radicada en Payogasta, departamento de Cachi.

Su linaje era salteño desde varias generaciones. Sus padres José Mariano y María Manuela se habían casado luego de convivir, cuando la dama quedó embarazada. Recién aparece su primer documento cuando se confirma en la catedral de Salta el 13 de diciembre de 1854. Para entonces, ya gobernaba la Confederación Argentina el general entrerriano Justo José de Urquiza.

El niño Victorino aprendió sus primeras letras en el convento franciscano, y luego de trasladarse a la capital salteña comenzó a trabajar en una escribanía. Llegóa a ser procurador y finalmente el gobernador Dionisio Puch lo designó escribano público. Tenía sólo 17 años. En 1861 fue destinado al Colegio del Uruguay, primer establecimiento secundario laico del país, ubicado en Concepción del Uruguay y donde conocería al tucumano Julio Argentino Roca. Optó por las aulas de Leyes y una vez recibido con todos los honores comenzó sus estudios de abogado en la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. La guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay lo envió al frente de batalla y terminada la contienda continúa sus estudios y se doctora en jurisprudencia.

Fue el escribiente del Código Civil que dictara Dalmacio Vélez Sarsfield al tiempo que se casó con Epifanía Ecilda Belvis Castellanos, quien muere en 1875 y Victorino será un viudo perpetuo. Se convierte en funcionario, y se desempeña como ministro de Hacienda de los presidentes Nicolás Avellaneda y Roca. También ejerció como Procurador del Tesoro de la Nación y fue el redactor de la frase que Avellaneda pronunciara ante el Congreso en 1876, en medio de una gravísima crisis financiera: “Hay dos millones de argentinos que ahorrarán hasta sobre su hambre y sed para responder, en una situación suprema, a los compromisos de nuestra fe pública en los mercados extranjeros”. El haber cumplido con sus deudas en aquel momento hizo de la Argentina uno de los países más prósperos de la tierra durante las siguientes siete décadas.

Su labor como abogado de los ferrocarriles de capital británico lo hizo un economista de nota y un habilísimo negociador. La crisis de 1890, que le costó el gobierno a Miguel Juárez Celman y significó la aparición del radicalismo como opción política, hizo que De la Plaza fuera enviado a negociar sobre la deuda que el Estado no estaba pagando.

Llegó a Londres y al sentarse en la primera reunión, don Victorino se mostró tranquilo y dijo: “Vengo, señores, de parte del gobierno argentino a solucionar su problema”. Los banqueros acreedores, indignados, le retrucaron que era el problema del gobierno. De la Plaza contestó: “Mientras no paguemos, el problema es de ustedes”.

Su duro estilo logró reducir la tasa de interés a la mitad y el plazo se duplicó. Algún banquero sugirió no contratar más abogados argentinos “ya que luego usan lo que les enseñamos en contra de nosotros”. Comenzaron todos a llamarlo el “Confucio del Sur” por su calma y parsimonia en momentos críticos. Esa deuda se terminó de pagar hacia 1905 y el país llegó a no tener deuda externa.

Vivió quince años en Londres y a su regreso fue nombrado canciller por el presidente José Figueroa Alcorta en 1908. Por su pose seria y su vientre prominente las caricaturas comenzaron a llamarlo la “Esfinge Coya”.

En 1910 fue elegido por los conservadores como compañero de fórmula de Roque Sáenz Peña, que tenía 59 años. De la Plaza cumpliría 70, pocos días después de asumir la vicepresidencia el 12 de octubre. En 1912 se sancionó la ley del voto secreto, obligatorio y universal que modernizaría la democracia argentina. La enfermedad del presidente hizo que De la Plaza cubriera varios actos protocolares en su reemplazo, entre ellos la inauguración del primer subterráneo de Latinoamérica y de habla hispana, que convirtió a Buenos Aires en la 13° ciudad con este servicio.

Victorino de la Plaza asumió la presidencia al morir Sáenz Peña el 9 de agosto de 1914. Hasta ese momento era el presidente más anciano al asumir: 73 años. Al drama político argentino se sumó la tragedia de la Primera Guerra Mundial, que comenzó por esos días. La crisis producida por el derrumbe del comercio exterior hizo que el mandatario redujera el presupuesto drásticamente y entre las medidas que tomó, una es curiosa: suprimió el té con masitas a que tenían derecho los empleados públicos. La consecuencia fue la primera huelga de trabajadores del estado en la historia argentina.

En los festejos del centenario de la Independencia, celebrados en la plaza de Mayo el 9 de julio de 1916, un anarquista disparó contra el balcón donde estaba De la Plaza e impactó en una cornisa sobre el presidente. Con su calma proverbial dijo que el delincuente “debería ir preso no por disparar sino por lo mal tirador que era”.

Ante el riesgo de un triunfo de la oposición radical, sus amigos conservadores le sugirieron cancelar la reforma electoral. De la Plaza sólo dijo: “He sido elegido para cumplir con el mandato popular del presidente Sáenz Peña. No soy quien para torcer la voluntad del pueblo”. Los estadistas son quienes piensan en el progreso del país, aún a riesgo de perder el poder. De la Plaza lo fue y por eso en 1916 Hipólito Yrigoyen se alzó con la presidencia.

No hubo reuniones de transición entre el saliente y el entrante. El 12 de octubre el antiguo anfitrión de la Casa Rosada le pidió al mayordomo, que en ese tiempo era negro y con traje de librea, que le indicara quién era Yrigoyen, ya que no lo conocía. Al llegar el radical al palacio de gobierno le pidió al mismo mayordomo que le señalara a De la Plaza. Así se conocieron el que se iba y el que llegaba: en el acto de traspaso de la banda presidencial y el bastón de mando.

Don Victorino abandonó la Casa Rosada para siempre y se fue caminando rumbo a su casa, un palacio ubicado en la calle Libertad 1236, que hoy es sede de la Escuela Nacional de Inteligencia. En su testamento no reconoció haber tenido ningún hijo, aunque después su ama de llaves reclamó la condición de tal para el suyo. Legó $50.000 para la Universidad de Buenos Aires, y declaró: “Pude ser el hombre público que fui gracias a los altos estudios de esa casa”. Sus libros personales fueron entregados a su Salta natal que fundó la actual biblioteca provincial que lleva el nombre del prócer. En 1919 viajó a Córdoba para un homenaje a Vélez Sarsfield, contrajo una neumonía y falleció en su casa de Buenos Aires el 2 de octubre de 1919.

Fuente: https://tn.com.ar/general/2022/09/25/victorino-de-la-plaza-el-confucio-del-sur/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí