La CONADEP entrega el informe NUNCA MAS

0
49

El 20 de septiembre de 1984, la Comisión Nacional de Desaparición de Personas (CONADEP) entregaba a Raúl Alfonsín, el informe Nunca Más, en el que se daba cuenta de las desapariciones de personas durante la última dictadura militar. El informe fue entregado por el presidente de esa comisión, el escritor Ernesto Sábato.

El 20 de septiembre de 1984, la Comisión Nacional de Desaparición de Personas (CONADEP) entregaba a Raúl Alfonsín, el informe Nunca Más, en el que se daba cuenta de las desapariciones de personas durante la última dictadura militar.

Alfonsín había tomado la determinación de investigar y condenar los delitos de lesa humanidad cometidos desde el Estado. Y, contra todo pronóstico, sentó las bases de una sólida política en materia de derechos humanos.

En ese momento la situación era tensa. Por un lado la corporación militar, con el poder de fuego intacto, se resistía a ser interpelada por cualquier instancia civil. Por el otro, el progresismo y los organismos de derechos humanos querían que una Comisión Bicameral en el Congreso investigase los delitos. El PJ, directamente, había avalado la autoamnistía de los militares.

La Comisión funcionó entre diciembre de 1983 y septiembre de 1984 y fue clave para el desarrollo del Juicio a las Juntas Militares que condujeron la última dictadura argentina (1976-1983).

En el discurso pronunciado en la entrega del informe, el 20 de septiembre de 1984, Sabato expresó: «Todos caían en la redada: dirigentes sindicales que luchaban por una simple mejora de salarios, muchachos que habían sido miembros de un centro estudiantil, periodistas que no eran adictos a la dictadura, psicólogos y sociólogos por pertenecer a profesiones sospechosas, jóvenes pacifistas, monjas y sacerdotes que habían llevado la enseñanza de Cristo a barriadas miserables. Y amigos de cualquiera de ellos, y amigos de esos amigos, gente que había sido denunciada por venganza personal y por secuestrados bajo tortura. Todos en su mayoría inocentes de terrorismo o siquiera de pertenecer a los cuadros combatientes de la guerrilla, porque éstos presentaban batalla y morían en el enfrentamiento o se suicidaban antes de entregarse, y pocos llegaban vivos a manos de los represores».

Por su parte, el Presidente Alfonsín destacó el trabajo de la Comisión y se refirió a ellos diciendo que, “el país necesitaba en consecuencia este ejemplo de Uds. así como necesita saber la verdad acerca de lo que pasó. Porque sobre la base de la mentira o de la oscuridad no podemos construir la unión nacional, y solamente sobre la base de la verdad y de la justicia es que podemos encontrarnos en la reconciliación, tomados porqué no, de la mano de la bondad. Yo creo que lo que Uds. han hecho ya ha entrado en la historia de nuestro país, constituye un aporte fundamental para que de aquí en adelante los argentinos sepamos cabalmente, por lo menos, cual es el camino que jamás deberemos transitar en el futuro, para que nunca más el odio, para que nunca más la violencia perturbe, conmueva y degrade a la sociedad argentina […]».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí