La Masacre de Carmen de Patagones

0
71

El 28 de septiembre de 2004 Juniors Solich mató a sangre fría a tres compañeros en una escuela de Carmen de Patagones. 17 años después, una jueza condenó a la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense y a la Prefectura Naval Argentina por el hecho.

La masacre escolar de Carmen de Patagones fue un incidente ocurrido el 28 de septiembre de 2004 en el Instituto N° 202 «Islas Malvinas» de Carmen de Patagones, al sudoeste de la Provincia de Buenos Aires, Argentina, donde un alumno de 15 años, identificado como Rafael Solich, conocido como Juniors, disparó con un arma (perteneciente a su padre) contra sus compañeros de aula, provocando la muerte de tres de ellos e hiriendo a otros cinco.

La mañana del martes 28 de septiembre de 2004 en la Escuela de Enseñanza Media N.º 202 «Islas Malvinas» de Carmen de Patagones, el alumno de 15 años, Rafael Solich, disparó sobre sus compañeros en el aula en la que compartían el primer año del ciclo Polimodal (educación secundaria). La masacre se llevó a cabo a las 7:35, hora del comienzo de clases, Solich ingresó al colegio al que concurrían 400 estudiantes aproximadamente, escondiendo una pistola Browning calibre 9 mm (perteneciente a su padre, suboficial de la Prefectura Naval Argentina), otros dos cargadores y un cuchillo de caza escondidos en un camperón militar.

En el aula 1º B, Solich se colocó frente a la clase, tomó la pistola, la disparó y descargó contra sus compañeros de aula sin mediar palabras, después de vaciar el cargador, salió al pasillo. Colocó un segundo cargador e hizo un nuevo disparo, esta vez hacia el kiosquero de la escuela a quien no alcanzó a herir.

Siguió su camino por el pasillo principal de la escuela hasta que Dante Pena, uno de sus compañeros de aula y amigo, se le abalanzó y logró quitarle el arma. Luego de enteradas las autoridades, no se resistió, fue arrestado y trasladado a la ciudad portuaria de Bahía Blanca. La tragedia tiene la distinción de ser la primera masacre escolar (realizada por un solo individuo con un arma de fuego) registrada en América Latina.

Como saldo del ataque fallecieron tres compañeros de aula, de entre 15 y 16 años, más otros cinco heridos. El entonces presidente Néstor Kirchner calificó el episodio como «doloroso» y dispuso dos días de duelo nacional.

En todas las escuelas del país se realizó una jornada de reflexión en la que se leyó una carta enviada por el Ministerio de Educación a todos los establecimientos educativos del país.

Al iniciarse la causa judicial, Rafael fue confinado a un centro de internación para jóvenes delincuentes en el partido de Ensenada.

Luego de ser declarado inimputable, Alicia Ramallo, la jueza que llevó el caso, se hizo cargo de su tutela y lo internó en un centro psiquiátrico juvenil en la localidad de San Miguel.

Su padre, Rafael Solich, fue condenado a 45 días de prisión por negligencia al dejar el arma al alcance de un menor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí