Muere el Papa Juan Pablo I

0
60

La muerte del papa Juan Pablo I (Albino Luciani) tuvo lugar en la Ciudad del Vaticano el 28 de septiembre de 1978, apenas treinta y tres días después de ser elegido sucesor de Pablo VI.

El 28 de septiembre a sus 65 años, había sido hallado el Papa Juan Pablo I sin vida en la cama dentro de su apartamento del Palacio Apostólico por la hermana Vincenza. Desesperada, salió a avisar al secretario John Magee, quien constató la muerte y llamó a un cardenal. Acompañado por el médico, el cardenal examinó el cadáver y llamaron a los embalsamadores. El cuerpo tenía en sus manos unos papeles considerados importantes.

Fue embalsamado, pero sin extraerle sangre ni extirparle las vísceras, mediante inyección de líquidos antipútridos. En cuanto a los papeles, eran sobre la reorganización y el cambio del poder en el Vaticano. Además, se afirma que la leve sonrisa con la que falleció no corresponde al dolor previo producido por un infarto.

El cuerpo de Luciani nunca pasó por una autopsia. Directamente, tuvo un funeral correspondiente al de un pontífice y fue depositado en las grutas vaticanas.

Entre las numerosas especulaciones en torno al deceso del papa, algunas apuntan tanto a la CIA como a la KGB sovíética.1​ Igual con la masonería, afirmando que lo mataron masones infiltrados en las altas esferas vaticanas,​ y otros aseguran que el pontífice fue envenenado. Se asegura igual que todo tenía un trasfondo económico,​ que la mafia italoestadounidense estaba aprovechándose de las instituciones financieras de la Santa Sede para blanquear dinero de los crímenes, algo que el papa tenía bajo sospecha. El teólogo tradicionalista Abbé Georges de Nantes pasó gran parte de su vida atendiendo el caso, sobre los bancos y sobre el supuesto descubrimiento del papa de una serie de sacerdotes masones en el Vaticano. En su libro Juan Pablo I: Caso abierto, el sacerdote y teólogo Jesús López Sáez sostiene la tesis de que Luciani sufrió un homicidio.

En julio de 2019 fue publicado un libro por Anthony S. Luciano Raimondi, supuestamente gánster de la Familia Colombo y familiar del obispo Paul Marcinkus, con quienes habrían perpetrado el asesinato de Juan Pablo utilizando valium y cianuro, cuyo móvil también habría sido encubrir un fraude masivo de títulos financieros.

Los informes sobre la salud de Juan Pablo I son muy discordantes. Antes de ser elegido, Luciani se presentó a una serie de cirugías, pero tenía un cuadro clínico positivo, aunque algunos no tanto; lo cierto es que en los años previos a su elección, su salud era bastante estable, y en caso de enfermedad o fragilidad, afirman que no habría aceptado su elección en el cónclave.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí