Primer bombardeo de Buenos Aires

0
152

El 15 y 16 de julio de 1811 los realistas que después de la Revolución de Mayo habían tomado como base Montevideo, cruzaron el Río de la Plata y bombardearon Buenos Aires.

El 15 y 16 de julio de 181 se produjo el primer bombardeo sobre Buenos Aires, al mando de Juan Ángel Michelena, quien había sido por el nuevo Virrey de los españoles, Javier de Elío, para terminar con el gobierno que se había formado en mayo de 1810.

Una vez ocurrida la Revolución de Mayo y el cambio de gobierno en Buenos Aires, hasta ese momento capital del virreinato de Rio de la Plata, el poder de los españoles se trasladó a Montevideo.

Fue esa una de las ciudades principales que las autoridades de Buenos Aires quería vender para terminar con el poder de los españoles en estas tierras, pero la empresa no sería nada fácil. Gervasio Artigas desde la Banda Oriental había lanzado ataques a los realistas, pero estos habían resistido en la ciudad amurallada, por lo que desde los primeros meses de 1811, Montevideo estaba sitiada por tierra, pero no así por mar. Fue justamente por el dominio de los ríos, que el designado virrey Javier de Elío, decidió atacar Buenos Aires, para intimidar a las autoridades a dejar el poder.

Fue el Capitán de Navío Juan Michelena que se puso al frente de la flota, que estaba integrada   por dos Bergantínes, una Sumaca, dos Balandras bombarderas, dos Faluchos y una Lancha.

El bombardeo comenzó a las 22hs del 15 de julio  y se extendió hasta la 1 de la mañana del 16 sin producir víctimas. Fueron disparados en total 34 bombas y tres cañonazos a bala rasa. Solo respondió el fuego el único barco disponible, al mando de Hipólito Bouchard.

La flotilla que permanecía bajo vela en la rada interior, desprendió un bote con bandera blanca que se dirigió al desembarcadero. El pliego era un pedido de rendición incondicional a las autoridades de Buenos Aires para que pedir su rendición a cambio de inmunidad para ellos y la ciudad. Rápidamente las autoridades encabezadas  por Cornelio Saavedra respondieron su negativa y quedaron a la espera de nuevos ataques. La noche del 16 y madrugada del 17 de julio la ciudad se mantuvo en vilo a la espera de nuevo bombardeos, sin embargo no tan solo no ocurrieron sino que a la mañana del 17 de julio, las naves españoles se habían retirado. Terminaba así el primer bombardeo, sin víctimas ni daños de consideración

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí