Del Valle Iberlucea, primer Senador Socialista de América Latina

0
58

Enrique Del Valle Iberlucea murió a los 44 años de edad el 30 de agosto de 1921. Su muerte no fue óbice para que dejara marcada una profunda huella en la vida política y social Argentina.

El 30 de marzo de 1913 Enrique del Valle Iberlucea se transformaba en el primer senador socialista de América Latina. De origen español, bregó por los derechos de los trabajadores y de las mujeres.

Había nacido el 18 de abril de 1877 en Castro Urdiales, provincia de Santander, España. Su mamá se llamaba María Iberlucea y su papá Epifanio del Valle, era un republicano español que cuando Enrique contaba con 8 años, eligió la ciudad de Rosario para exiliarse.

A los 17 años se había iniciado en el periodismo como redactor del diario La Capital. En esa ciudad creó dos publicaciones, Fiat Lux y La Revista, y está entre los iniciadores del Instituto Cultural Alberdi y del Centro Socialista.

Estudió Derecho en la Universidad de Buenos Aires. Cuando estaba en tercer año, junto a otros compañeros, fundó el Centro de Antropología y de Sociología Criminal. Se doctoró con diploma de honor con la tesis “El procedimiento judicial en el derecho internacional”. También era doctor en Filosofía y Letras.

Entre 1916 y 1917 dirigió el periódico La Vanguardia, órgano del Partido Socialista, al que se había afiliado en noviembre de 1902 después de publicar un estudio sobre Fundamentos Científicos del Divorcio.

A comienzos de enero de 1905 se casó en Rosario con María Luisa Curutchet, perteneciente a una reconocida familia local. Junto al alemán Germán Avé Lallemant, representó en el socialismo argentino a la corriente doctrinaria y política vinculada al marxismo, lo que lo llevó a confrontar con personalidades de su partido, como Juan B. Justo y Antonio de Tomaso.

Cuando se recibió se dedicó a la abogacía y a la enseñanza media y universitaria. Tuvo una activa militancia por los derechos de los trabajadores en tiempos en que prácticamente no existía una legislación que los protegiese.

En el proyecto que el gobierno elaboró en 1904 sobre la Ley Nacional de Trabajo, el ministro del Interior Joaquín V. González solicitó un informe sobre la situación de la clase obrera al médico y abogado Juan Bialet Massé y le pidió la colaboración a los socialistas Augusto Bunge, José Ingenieros, Manuel Ugarte, Leopoldo Lugones y a Del Valle Iberlucea.

El 23 de enero de 1906 fue detenido en Tucumán al participar de un acto de la Confederación Tucumana del Trabajo, la Federación Obrera y el Centro Socialista.

Durante la llamada “semana roja” de mayo 1909, que había comenzado con la represión policial a las manifestaciones obreras por el día del Trabajo que terminó en una semana de huelga, presentó recursos de amparo por locales partidarios cerrados y por obreros detenidos. Cuando la Unión General de Trabajadores creó la Cámara del Trabajo, Del Valle estuvo al frente de su consultorio jurídico.

A lo largo de su trayectoria política, fue candidato a diputado en diversas oportunidades. Para las elecciones del 30 de marzo de 1913 le ofrecieron la candidatura a senador nacional luego de que Manuel Ugarte la rechazase en dos oportunidades.

Su triunfo sorprendió a todos. Terminó superando al candidato radical Leopoldo Melo. El Partido Socialista obtuvo entonces 46.376 votos. En esa elección los socialistas obtuvieron, además, dos bancas de diputados que las ocuparían Mario Bravo y Nicolás Repetto.

En esos tiempos, los socialistas eran considerados “peligrosos” por la oligarquía y los sectores dominantes. Los principales diarios demoraron en arriesgarse a analizar los resultados de los comicios, y destacaron que muchos de los electores de Iberlucea eran extranjeros.

José Camilo Crotto, senador nacional por el radicalismo intentó, sin éxito, impugnar la candidatura de Del Valle Iberlucea, alegando que era extranjero.

Tenía 36 años. En la Cámara Alta presentó diversos proyectos en defensa de los trabajadores y los derechos de las mujeres. La jornada laboral de ocho horas, la creación de un consejo económico del Trabajo; un Código Civil para la mujer; jurados populares, la supresión de la pena de muerte y la derogación de la ley de Residencia.

Además, abogó por modificar la Constitución Nacional en el apartado de la elección de senadores. Sostenía que debía ser por voto popular y que durasen seis años. Esto recién se vería plasmado ochenta años más tarde.

Fuente: https://www.infobae.com/sociedad/2022/03/30/del-valle-iberlucea-el-triste-final-del-senador-sovietista-que-defendia-a-los-obreros-y-apoyo-a-la-revolucion-rusa/

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí